¿Cuál es la mejor madera para una mesa o escritorio?

En este artículo vamos a analizar los pros y contras de los principales tipos de madera empleados para la fabricación de muebles: aglomerado, madera maciza y contrachapado.

 

Madera de aglomerado

Es el material más común en la fabricación de muebles, principalmente debido a su bajo coste. Otra ventaja es su bajo peso.

El proceso de fabricación es el menos ecológico de los 3 materiales que vamos a analizar, ya que lleva compuestos químicos en la formación del tablero. El aglomerado se produce a base de virutas de madera, mezcladas con cola y resinas, todo prensado.

Como desventaja, cabe destacar que no es tan resistente y estable como otros materiales, y su baja tolerancia a la humedad. Este último punto es relevante, porque solo se puede usar en exterior, y los ambientes muy húmedos o muy secos pueden hacer que el tablero se hinche.

Otra desventaja es que toda la superficie debe estar canteados y chapados. Aunque estos procesos han ido mejorando en calidad, es muy habitual que los bordes de dañen con el uso y se le salte parte del acabado.

 

Madera maciza

Sin duda, en términos de calidad, la madera maciza es mejor opción que el aglomerado, más resistente y duradero.

El acabado suele ser más natural, ya que comúnmente se respeta la veta original de la madera. 

Como desventajas, los muebles fabricados en madera maciza tienden a ser muy pesados, lo que dificulta moverlos, o incluso lleva a marcar el suelo.

A largo plazo, la madera maciza tiende a deformarse, y al igual que el aglomerado, es sensible a los cambios de humedad, llegando a expandirse o contraerse. Este es un problema habitual de las puertas de madera maciza, que en función de la época del año, no cierran igual en su marco.

 

Madera contrachapada

De estos 3 tipos, es sin duda el más resistente y estable, gracias a su proceso de fabricación, que consiste en prensar varias capas de madera para multiplicar su resistencia y robustez.

El contrachapado es el tipo de madera que se utiliza en la construcción. Por ejemplo, las vigas de las estructuras; esto es porque se trata de una madera mucho más resistente y dura que la madera maciza, y además con un peso menor.

Su desventaja sería el precio. Debido a su proceso de fabricación, el coste es mayor que el de la madera maciza, y mucho mayor que el del aglomerado.

En cuanto a la tolerancia a la humedad, depende mucho del proceso de fabricación, el material del núcleo y los tratamientos que se le apliquen.

 

Resumen. Comparativa

Como en toda decisión, hay que tener en cuenta el uso que se le vaya a dar al mueble y las expectativas que tengamos.

Si estamos buscando un mueble estable y que no se combe con el peso, debemos descartar el aglomerado. 

Visto este punto, ¿madera maciza o madera contrachapa? 

Para garantizar la estabilidad y resistencia del mueble en madera maciza, que no se nos combe con el uso, debemos irnos a un grosor de más de 5cm, lo que incrementa mucho el precio y sobre todo, el peso del mueble. Aún así, seguimos teniendo el problema de la tolerancia a la humedad.

Por todo esto, nosotros nos quedamos con la madera contrachapa, que es la más resistente y duradera, y con un peso mucho menor que la madera maciza.

En Faberin trabajamos con madera contrachapa, que se fabrica a base de calor y alta presión, sin el uso de compuestos químicos dañinos. Además, el núcleo de nuestra madera lleva un tratamiento innovador que la hace inmune al ataque de hongos e insectos xilófagos, perfecto para uso en exteriores.

Si, como nosotros, lo tienes claro y apuestas por la calidad para tus muebles, aquí puedes ver nuestros modelos.